Cuidado de los ojos en los
niños de edad escolar

MANUAL PARA EDUCADORES,
ENFERMERAS Y PERSONAL DE LA SALUD

Por el Dr. Miguel A. Arcacha, Jr. F. A. C. S.

CONTENIDO
Introducción
Como funciona el ojo
Enfermedades oculares comunes en los niños
- Señales que indican posibles desórdenes del ojo
- Guías generales
- Primeros auxilios en accidentes o enfermedades de los ojos
- Suministros para primeros auxilios
- Listado de algunos accidentes y enfermedades frecuentes
El ojo y los desordenes del aprendizaje
Evaluación de la visión
- Área del examen
- Personal
- Equipo
- Procedimiento
- Referencia al profesional médico
Terminología

 

 

INTRODUCCIÓN

 

La visión es el más valioso de todos los sentidos ya que el 90% de la información del mundo que nos rodea proviene de la vista. Para proteger este sentido tan especial, mientras más temprano podamos detectar los problemas que lo afectan, mayor es la oportunidad de prevenir sus impedimentos, disminución de la visión e inclusive la ceguera.

El propósito de este manual es ayudar a los educadores, enfermeras y personal de salud, que trabajan en las escuelas públicas o privadas, a una temprana identificación de los problemas de la visión en los niños. Así como también prevenir accidentes, atender urgencias y realizar evaluaciones que permitan la referencia apropiada al profesional médico.

**Se estima que un 50% de los desordenes visuales en el adulto podrían haber sido prevenidos, si se hubieran tratados en la niñez.

 

 

 

COMO FUNCIONA EL OJO

Antes de hablar acerca de los problemas que afectan la visión debemos entender como funciona el ojo.

El ojo es como una cámara fotográfica. Cuando se toma una foto, el lente (situado al frente de la cámara) permite que la luz lo atraviese y se enfoque en la película dentro de la cámara. Cuando la luz incide en la película la imagen se imprime.

 

El ojo trabaja de manera similar. Las estructuras anteriores del globo ocular (cornea, pupila y lente cristalino) son transparentes y permiten que la luz pase a través de ellas. La luz también pasa a través del espacio que hay en su interior llamado cavidad vítrea. Esta cavidad esa llena de una sustancia clara y gelatinosa llamada vítreo. La luz se enfoca en una fina capa de tejido nervioso (células visuales) llamada retina, la cual cubre la pared posterior del globo ocular. La retina es como la película de la cámara fotográfica y es el tejido que capta la imagen. En otras palabras, cuando la luz se enfoca en la retina, se toma la “foto” y el nervio óptico envía la información hacia el cerebro para su interpretación. La capa externa protectora del ojo es blanca y se llama esclera. Esta a su vez esta cubierta por una membrana semitransparente llamada conjuntiva.
El globo ocular se mantiene en su posición lugar en la orbita por seis músculos. Cada músculo mueve el ojo en distintas direcciones, aunque un movimiento puede envolver a más de un músculo.

 

ENFERMEDADES OCULARES COMUNES EN LOS NIÑOS

Para que la visión se desarrolle al máximo, ambos ojos deben funcionar normalmente durante la niñez. Se considera que la madurez visual se alcanza aproximadamente a los seis años de edad. El tratamiento temprano de estos desórdenes podría prevenir el daño permanente de la visión. Por lo tanto, el reconocer estas enfermedades puede ayudar a los padres, educadores, enfermeras y personal de salud que trabajan en las escuelas, a referir el caso al profesional médico lo más temprano posible.

Las enfermedades que se manifiestan más frecuentemente son:

AMBLIOPIA (ojo perezoso): Se entiende que un ojo es perezoso cuando no ve bien o ve menos que el otro. La causa más frecuente es la desviación (estrabismo o bizquera) hacia adentro o afuera de uno de los ojos, mientras que el otro permanece derecho mirando hacia el frente. El cerebro automáticamente, al querer suprimir la “doble imagen” (diplopia) ignora o no toma en cuenta la información que proviene del ojo ambliópico. Este ojo gradualmente se debilita y pierde la visión permanentemente debido al desuso. Este problema concierne primordialmente al médico oftalmólogo. Si no se descubre y se trata a tiempo (antes de los seis años) puede conducir a una restricción permanente de la visión del ojo afectado.

Tratamiento: el oftalmólogo pondrá un parche para tapar el ojo bueno no desviado, obligando así el uso del ojo débil que se desvía.

ESTRABISMO (ojo bizco): es el término que se usa para los ojos que están desalineados, debido a un desbalance de los músculos que gobiernan el globo ocular. A veces un ojo y ocasionalmente ambos, pueden desviarse hacia adentro o hacia fuera, así como también hacia arriba o hacia abajo. Esta condición puede estar presente en el momento del nacimiento (estrabismo congénito) o manifestarse más tarde, a raíz de que el niño padezca una enfermedad febril o sufra un accidente. La desviación no mejora espontáneamente ni se cura por sí sola. Si la condición persiste sin tratamiento resulta en una ambliopía (ojo perezoso), ya que la información del ojo que se desvía está suprimida a nivel del cerebro.

Tratamiento: se pueden alinear los ojos de varias formas como la aplicación de parches, lentes, gotas o inclusive cirugía.

ERROR DE REFRACCION: Esta condición causa que los rayos de luz no se enfoquen apropiadamente en la retina, resultando en visión borrosa. Entre estos tenemos:

  1. Miopía: en la cual los rayos de luz se enfocan frente a la retina, causando que los objetos a la distancia se vean borrosos.
  2. Hipermetropía: ocurre cuando los rayos de luz enfocan detrás de la retina causando que los objetos cercanos se vean borrosos.
  3. Astigmatismo: que consiste en una curvatura irregular de la córnea, del lente cristalino o de ambas. El resultado es una imagen distorsionada, porque los rayos de luz no pueden ser enfocados correctamente en la retina. Esta condición puede afectar la visión tanto a distancia como de cerca, ya que generalmente se asocia a la miopía o a la hipermetropía.

Tratamiento: la corrección apropiada con gafas o lentes de contacto resuelven este problema en la mayoría de los casos.

 

 

Señales que indican posibles desórdenes del ojo:

Si se observa de cerca a estos niños, tendremos una excelente oportunidad de detectar muchos de los desordenes visuales que pueden preexistir o desarrollarse posteriormente durante los años formativos. Las siguientes manifestaciones sugieren que un niño necesita evaluación por un oftalmólogo:

  1. Cerrar o cubrirse un ojo.
  2. Frotarse los ojos o parpadear constantemente.
  3. Lagrimeo excesivo.
  4. Fruncir el ceño cuando esta leyendo o escribiendo.
  5. Inclinar la cabeza hacia un lado.
  6. Dificultad en ver el tablero u otros objetos distantes.
  7. Irritabilidad o nerviosismo cuando requiere utilizar la visión.
  8. Sentirse cansado después de leer por un rato u otra actividad en que se requiera de la visión.
  9. El niño se queja de visión borrosa.
  10. Enrojecimiento de los ojos o de los párpados.
  11. Movimientos anormales de los ojos (nistagmo)
  12. Caída de los párpados (ptosis)
  13. Reflejo blanquecino (leucocoria) de la pupila.

Las evaluaciones de la función visual, las cuales se llevan cabo en algunos colegios (en niños que se presume tengan una visión normal) están recomendadas a intervalos de dos a cuatro años. Por supuesto, lo ideal sería que se llevase a cabo un examen completo por un profesional médico en el momento del nacimiento, a los seis meses y antes de entrar a la escuela por primera vez. Si en cualquier momento se sospecha un problema visual, el niño deberá ser referido lo más pronto posible a un oftalmólogo para un examen completo.

CUIDADO, PREVENCIÓN Y PRIMEROS AUXILIOS

Guías Generales

Los estudios indican que el 90% de los accidentes oculares pueden ser prevenidos. Todos los años ocurren gran cantidad de estos accidentes en los colegiales, los cuales suceden más frecuentemente durante las actividades deportivas. Además los accidentes también pueden ocurrir en los salones de clases y otros lugares de la escuela. El reconocer estos problemas potenciales y adoptar precauciones especiales, puede salvar a un niño de perder la visión.

  1. Los pequeños màs jóvenes que usen tijeras, lápices u otros objetos punzo cortantes deben estar supervisados de cerca por el instructor o maestro. Habrá que enseñarles a utilizar correctamente estos objetos.
  2. Las actividades deportivas (sobre todo aquellas de fuerte contacto como fútbol, baloncesto, béisbol, etc.) deben requerir el uso de lentes de seguridad. Los estudiantes deben proteger sus ojos con gafas especiales sobretodo cuando utilizan herramientas donde fragmentos, polvo u otro cuerpo extraño, accidentalmente puedan impactar el ojo.
  3. Los estudiantes deben también usar gafas de seguridad cuando estén trabajando con químicos en el laboratorio de la escuela.
  4. Los niños deben ser advertidos de nunca mirar directamente a los rayos solares, aun cuando usen lentes de sol. Los rayos solares pueden permanentemente dañar los ojos sin ninguna indicación de molestia o dolor.

 

Primeros Auxilios en accidentes o enfermedades de los ojos

De ser posible, las enfermeras que prestan los primeros auxilios en las escuelas deben iniciar el tratamiento de urgencia, así como también en algunos casos seleccionados, manejarlas y darle seguimiento. Es especialmente importante, a excepción de extrema urgencia, que el tratamiento y seguimiento hayan sido planeados con la asistencia y consentimiento de los padres del niño. Cuando se examina un ojo después de un trauma nunca se debe abrir los párpados con fuerza, excepto en los accidentes con químicos. Si un niño no puede abrir sus ojos, se debe contactar a sus padres inmediatamente y referirlo sin demora para los cuidados médicos adecuados.

Suministros para primeros auxilios

Si los cuidados se establecen con prontitud y correctamente en los casos de emergencia, se puede prevenir un daño mayor o permanente.
Se sugiere que los siguientes artículos estén disponibles en la enfermería del colegio:

  1. Solución de irrigación estéril en botella plástica (Dacriose, Solo, Renu plus, etc.)
  2. Protector ocular de metal o plástico.
  3. Gasas estériles 4X4
  4. Vendajes de Telfa de distintos tamaños.
  5. Parches oculares estériles.
  6. Cinta o rollo de papel de ½ pulgada.
  7. Palillos de algodón (Q-tips)
  8. Caja de toallas de papel o Kleenex.
  9. Lupas (lentes de magnificación) para localizar pequeños cuerpos extraños.
  10. Linterna (flash light) para inspeccionar el ojo.

Ejemplos de algunos accidentes y enfermedades frecuentes:

1.Cuerpo extraño debajo de los párpados: puede ser removido con un palillo de algodón o Q-tip. Una vez identificado el cuerpo extraño (flecha) se puede remover suavemente con el palillo. Sin embargo, si esto no es posible se referirá al niño a un oftalmólogo, pediatra o al medico de cabecera.

2.Cuerpo extraño en el globo ocular: irrigar el ojo suavemente con una solución salina. Si esto no da resultado referir al paciente como se indico anteriormente.

3.Abrasión de la córnea: tratar de identificar la abrasión. Verificar si un cuerpo extraño permanece en el ojo. No trate de abrir los párpados con fuerza. Se puede aplicar un parche para aliviar las molestias y referir al medico correspondiente.

4.Hematoma subcutáneo (moretón, chichón u ojo negro): así se llama si solamente la piel es la que esta afectada. Pero habrá que inspeccionar el globo ocular y la visión para cerciorarse de que no ha ocurrido un daño mayor. Si la visión y el globo ocular están normales se pueden aplicar compresas de hielo. Se informará a los padres así como al medico correspondiente.


5. Perforación o herida corneal o escleral: está causada por un objeto cortante o punzante que ha impactado al ojo a gran velocidad. Usualmente es fácil reconocer la distorsión del iris en una herida de la cornea. Cualquier sustancia chocolate oscuro brotando de la herida se interpretará como pérdida del contenido interno del ojo. No usar un parche sino un protector de plástico (o vasito de papel) que se apoyara en la frente y en la mejilla correspondiente sobre el ojo afectado.

Esto evitara cualquier presión sobre los párpados. Informar inmediatamente a los padres del niño y al medico. Lo más importante es actuar con calma y sin confusión. El paciente debe mantenerse en reposo y lo más tranquilo posible.

6.Hifema: sangre en la cámara anterior del ojo. Usualmente ocurre cuando un objeto romo, como un puño, una piedra o una pelota, impacta al globo ocular. Identificar la sangre dentro del ojo es fácil ya que será visible a través de la cornea. No se debe forzar los párpados para abrirlos. Poner un protector de plástico o un vasito de papel que descanse sobre la frente y la mejilla del ojo accidentado, lo que evitara cualquier presión sobre los párpados. Mantenga al paciente tranquilo con su cabeza elevada a unos 30 grados o más. Informar inmediatamente a los padres y al medico. Mantener la calma es más importante que actuar confusamente y deprisa. El paciente debe ser mantenido en reposo.

7.Trauma del globo ocular sin hifema: es causado por el pacto de un objeto a alta velocidad. Además de dolor e inflamación local, la pupila puede distorsionarse y la visión estar borrosa. Los padres del niño deben ser informados y el paciente referido a un medico.

8.Laceración de los párpados: se debe poner una compresa estéril con suavidad sobre la herida. Referir al paciente al oftalmólogo o medico de cabecera para evaluación y reparación quirúrgica.

 

9.Accidentes con sustancias químicas: empiece a irrigar de inmediato copiosamente con agua o solución salina. Puede utilizarse un grifo de agua dejando que el chorro salga suavemente, sosteniendo la cabeza del paciente con los párpados abiertos debajo de él. Continúe la irrigación por lo menos 20 minutos. Se debe examinar el ojo por si alguna partícula del químico ha quedado retenida y proceder a su remoción. Es importante identificar la clase de químico que produjo el accidente e informar al oftalmólogo o médico de la familia inmediatamente por teléfono. Se deben seguir sus instrucciones.
La severidad de la lesión producida por químicos está relacionada a su constitución principal, pudiendo ser una solución ácida o alcalina. Las sustancias químicas alcalinas son más destructivas que las ácidas debido a su propiedad de penetrar los tejidos del ojo mas fácilmente.


Químicos Alcalinos
Químicos Ácidos
- Cemento, yeso, lechada - Ácido de piscina (muriático)
- Destupidor de cañería (potasa) - Ácido de batería (sulfúrico)
- Limpiador de metales (Brasso)  
- Lejía y otros blanqueadores (Clorox)  
- Amoniaco  
- Limpiador de hornos  

10. Infecciones oculares: estas pueden ocurrir en uno o ambos ojos y son fácilmente reconocidas. El manejo debe ser de la siguiente manera:

a.Ojo rojo - puede ser debido a una infección (viral o bacteriana) y se llama conjuntivitis. Esto requerirá de gotas de antibióticos. Sin embargo, el enrojecimiento del ojo puede también ser causado por alergias. Los padres deben ser informados y el paciente referido a su médico.

 

b.Orzuelo - es una inflamación dolorosa en el borde de los párpados que no es contagiosa; sin embargo, puede estar asociada a una infección por bacterias, casi siempre estafilococos. Los padres deben ser informados y en general el tratamiento consiste en compresas de agua caliente (veinte minutos cuatro veces al día por tres días) sobre el área afectada. Los orzuelos pueden recurrir y estar asociados a enrojecimiento de los párpados (blefaritis) lo que requerirá la atención del médico.

 

c.Chalazión - bulto, crecimiento o quiste no doloroso de los párpados. Esta condición es crónica y por lo general asociada a un previo orzuelo.

d.Blefaritis marginal - enrojecimiento crónico y escamoso de los párpados. El tratamiento debe ser establecido por un oftalmólogo, pediatra o un médico de familia según la elección de los padres del niño.

**Siempre que se presente un “ojo rojo” se deberá consultar al oftalmólogo o médico general, por si hubiera alguna restricción por la que el niño no debiera regresar a clases, utilizar la piscina de la escuela o estar en contacto cercano con sus compañeros.

 

 

EL OJO Y LOS DESORDENES DEL APRENDIZAJE

Los desordenes del aprendizaje constituyen una gran preocupación tanto para los educadores como para los padres. Cuando un niño no puede entender lo que lee o procesar correctamente los símbolos o imágenes (condición llamada dislexia), los adultos culpan esta dificultad a una mala visión. Sin embargo, este no es el caso.

Un grupo internacional de oftalmólogos y pediatras, han estudiado los desordenes del aprendizaje y sus posibles conexiones con la visión, llegando a las siguientes conclusiones:

1.Los desórdenes del aprendizaje y la dislexia, así como otras causas que producen poco rendimiento escolar, requieren una mayor atención multidiciplinaria (medica, educacional y psicológica) para su mejor diagnostico y tratamiento.

2.Los niños con estos desórdenes deben ser evaluados para descartar problemas médicos, neurológicos, psicológicos, visuales y hasta auditivos. Si se descubre cualquiera de estos problemas se deben corregir lo más temprano posible.

3. Debido a que para reconocer las palabras escritas se requiere de pistas o señales visuales (que se transmiten de los ojos al cerebro), se ha achacado la pobre visión como la causa de la dislexia o de los desordenes del aprendizaje. Sin embargo, los estudios realizados a este respecto, han demostrado lo contrario. De hecho, una visión limitada u otros defectos visuales no conducen a la reversión de las letras, las palabras o de los números.

4.No hay evidencias científicas para apoyar los reclamos de mejorar académicamente a estos niños con tratamientos basados solamente en el entrenamiento visual (ejercicio de los músculos oculares, lentes correctivos, etc.) o el entrenamiento neurológico (balance, percepción y lateralidad, etc.) Tales procedimientos resultan frecuentemente en un gasto innecesario y en la demora de la debida enseñanza para el niño.

5.Los lentes correctivos no tienen ningún valor en el tratamiento de la dislexia u otras dificultades del aprendizaje. Solamente corrigen los errores de refracción. Es importante saber que los lentes que se han recetado sin necesidad, han creado un falso sentido de seguridad en los padres. demorando el tratamiento apropiado.

6.El adiestramiento de un niño que padece de dislexia u otros problemas del aprendizaje, es responsabilidad conjunta de varios profesionales tales como pediatras, psicólogos infantiles, trabajadores sociales e inclusive los educadores y los padres. Aunque los especialistas médicos pueden ofrecer recomendaciones para mejorar el nivel académico en el que estos niños pueden funcionar, la educación y el entrenamiento es responsabilidad primaria de los maestros asistidos por los padres.

 

EVALUACIÓN DE LA VISION
(Pruebas de Agudeza Visual)

Una buena y bien organizada evaluación de la función visual en las escuelas esta considerada como un método confiable para descubrir defectos de la visión, y otros problemas oculares. Aunque el examen de la agudeza visual (cartilla de prueba) no es necesariamente un método diagnóstico y no identifique todos los desórdenes visuales, ciertamente ayuda a la detección temprana de muchos otros; además de concientizar a los padres de la importancia del cuidado de los ojos de sus hijos.

Lo más importante de la evaluación visual en los colegios, es darles el debido seguimiento a estos pacientes. El niño que fracasa el examen de la visión debe ser referido a un oftalmólogo. Si éste no recibe atención profesional, el programa no habrá tenido éxito en su cometido.

El proyecto de evaluación de la función visual en los colegios deben empezar desde el kinder o primer grado (edad de 4 a 6 años), el próximo examen debe realizarse en el segundo grado (edad 7 años), otro a nivel del quinto grado (10 a 11 años), en el octavo grado (13 años) y finalmente en el décimo o undécimo grado (edad 15 a 17 años) Aunque idealmente el chequeo de la visión se debe hacer una vez al año, esto no es realista y además es costoso. Los primeros años en la vida de un niño son los más importantes para detectar síntomas que indiquen algún desorden de la visión. Los problemas visuales en los niños deben ser tratados tan pronto como sean descubiertos para evitar un daño permanente.

Guías generales para asistir a la enfermera o personal de salud que está a cargo de administrar el examen:

1.Área: el sitio ideal para llevar a cabo la prueba debe ser una habitación tranquila y sin mucho ruido ya que puede distraer al niño. La habitación debe estar bien iluminada y tener el espacio adecuado para acomodar una cartilla de prueba que se colocara contra la pared a veinte pies de donde esta el niño.

2.Personal: se pueden utilizar voluntarios para conducir la prueba, instruyendo a estas personas del procedimiento adecuado para realizarlo correctamente. Idealmente, en cada habitación donde se lleva a cabo la evaluación, debe haber tres personas: una al lado de la cartilla de prueba para señalarle al niño las letras, otra anotando la información obtenida y finalmente otra persona para ayudar al niño.

3.Equipo: la cartilla de prueba estándar, que se utiliza en la evaluación de la visión central a la distancia, es la cartilla de “Snellen”.

CARTILLAS


Símbolos

Letra “E”

Estándar

 
Si el niño es muy joven se le preguntará que identifique las figuras (barco, círculo, corazón, etc.) como aparece en la cartilla de la izquierda. Si no sabe leer todavía se utilizará la cartilla del medio, instruyéndole que indique con su mano en que dirección (arriba, abajo, derecha o izquierda) apunta la letra E.

4.Procedimiento:

  • Poner al niño parado o sentado veinte pies de la cartilla de prueba que se fijará a la pared. Si normalmente usa gafas o lentes de contacto el test se realizara con ellos puestos.
  • Asegurarse que los más jóvenes entiendan como deben responder. Para lograrlo se les muestra la cartilla de prueba frente a ellos y se practica con movimientos de manos si fuera necesario.
  • Primero realice el test con ambos ojos abiertos. Haga que el niño lea la primera letra (o símbolo) de cada línea para determinar la más pequeña que pueda leer.
  • Después evalúe el ojo derecho solamente. Cubra el ojo izquierdo con un oclusor, un pedazo de cartón o palma de la mano y pregúntele al niño que identifique los símbolos o letras por el ojo descubierto. ¡Cuidado que no este mirando por el rabillo del ojo!
  • Para pasar a la próxima línea de letras o símbolos más pequeños, el niño debe identificar correctamente más de la mitad de la línea que esta leyendo. Haga la anotación de la visión obtenida.
  • Cubra el ojo derecho y repita el procedimiento con el izquierdo. Se puede evitar la memorización de una línea pidiéndole al niño que la lea en orden regresivo. El resultado obtenido (medida de la agudeza visual) se calcula utilizando los pequeños números que aparecen al final de cada línea en la cartilla de prueba. Los números correspondientes a la línea más pequeña que el niño puede identificar sin equivocarse, es la medida correcta de la visión y se representa en forma de una fracción. La distancia a la cual el test se ha administrado (20 pies) es el numerador de la fracción. El denominador representa la distancia a la que una persona con visión normal puede leer la misma línea. La interpretación de los números es sencilla. Si un niño lee la línea 20/40 quiere decir que es capaz de ver a 20 pies lo que un ojo normal vería a 40. La anotación o puntaje de la visión perfecta seria 20/20. ¿Y si la visión es de 20/15?  En este caso el niño ve mejor que una persona promedio ya que puede ver objetos a 20 pies, lo que la persona con visión normal vería a 15.
    Si la visión es de 20/40 o menos en cualquiera de los dos ojos, se interpreta como un fracaso de la prueba.

5. Referencia al Profesional Médico:

Una vez que el niño ha sido referido a un profesional es importante establecer un sistema de seguimiento, tanto para confirmar el diagnóstico como para que el tratamiento recomendado se lleve a cabo. Se debe hacer todo el esfuerzo posible para asegurarse que los padres sigan la recomendación de la referencia generada por la enfermera o el educador. El expediente del colegio debe también reflejar el diagnóstico de la anormalidad encontrada.

 

TERMINOLOGIA

Acomodación: el proceso de ajuste del lente cristalino para enfocar los objetos a diferentes distancias. Los niños jóvenes poseen una habilidad de acomodación excelente la cual gradualmente disminuye a mediad que envejecemos.

Afaquia: ausencia del lente cristalino del ojo, usualmente debido a la extracción quirúrgica de catarata.

Agudeza visual: término para describir la fina visión central necesaria para las labores tales como leer las letras en los libros, ensartar una aguja, etc.

Ambliopía (ojo perezoso): vocablo que se le da a un ojo que no desarrolla visión normal durante la niñez. Se calcula que afecta a cuarto personas por cada cine y se puede prevenir solamente si se trata a una temprana edad.

Astigmatismo: forma irregular de la cornea o del lente cristalino lo cual hace imposible enfocar una imagen claramente. Puede estar asociado a la miopía o hipermetropía.

Cartilla de prueba (Snellen): se usa para evaluar la visión central a la distancia y consiste en letras, símbolos o números graduados de distintos tamaños (de mayor a menor). Esta es la forma estándar internacional de medir la agudeza visual.

Catarata: opacidad del lente cristalino que normalmente es transparente. Este lente esta localizado detrás de la pupila. Aunque las cataratas por lo general están asociadas al proceso de envejecimiento, también pueden encontrarse en los niños.

Centelleos de luz: se producen cuando el vítreo (gelatina transparente que ocupa la mayor parte del interior del ojo) hala o tira de la retina, lo que causa rayitos de luz o relampagueos.

Conjuntiva: membrana semitransparente que cubre la parte blanca del globo ocular.

Cornea: estructura transparente (“ventana del ojo”) que le da forma a la parte anterior del globo ocular, cubriendo las delicadas estructuras del iris y la pupila.

Dislexia: desorden del aprendizaje en el cual el niño no puede reconocer o usar apropiadamente el lenguaje de los símbolos. Se tenía la noción errada de que estaba relacionada a los problemas visuales, pero la evidencia científica demuestra lo contrario. La dislexia se considera un defecto del aprendizaje que debe ser tratado por un equipo de especialistas médicos y educadores.

Error de refracción: es una anormalidad del tamaño o forma del ojo que previene que las imágenes se enfoquen correctamente en la retina.

Estrabismo (bizquera): sucede cuando un ojo se desvía hacia fuera o adentro en comparación con el contrario que esta mirando al frente. Usualmente esta condición se hace aparente en los dos primeros anos de edad y resulta como consecuencia de la inhabilidad del sistema nervioso central de mantener ambos ojos alineados. Esto puede ser corregido con parches, lentes correctivos, gotas o cirugía.

Glaucoma: Es una seria enfermedad causada por aumento en la presión ocular, la cual produce danos irreversibles al nervio óptico. Esto puede llevar a la ceguera. Lo más importante es reconocer que el glaucoma no produce síntoma alguno y por lo tanto puede pasar desapercibido. Una historia de glaucoma en la familia del niño conlleva a una incidencia alta de la enfermedad. La mejor prevención en caso de sospecha, es referirlo a un oftalmólogo.

Hifema: sangre en la cámara anterior del ojo, casi siempre producida por traumatismo contuso al globo ocular. Usualmente esto ocurre debido a un impacto por un puño, roca, pelota u otro objeto romo.

Hipermetropía: es un error de refracción en el cual las imágenes que están mas cerca del individuo aparecen borrosas. Esto puede ser corregido con gafas o lentes de contacto.

Iris: la parte coloreada del ojo (chocolate, verde, azul, etc.) que se agranda o disminuye de tamaño, abriendo o cerrando la pupila, para dejar que la cantidad de luz apropiada entre al globo ocular.

Lente Cristalino: estructura transparente o lente natural del ojo que enfoca los rayos de luz en la retina.  Cuando se opacifica, casi siempre debido a la edad, se llama catarata.
Leucocoria: o pupila blanca, se observa en niños cuando debido a un tumor (retinoblastoma) u otras lesiones (cicatrices, etc.) el reflejo pupilar, que normalmente es rojo, aparece blanquecino.

Miopía: es un error de refracción en el cual las imágenes a la distancia se ven borrosas. Se puede corregir con gafas o lentes de contacto.

Moscas volantes: percepción de pequeños puntitos, nubes o telarañas que se mueven en el campo visual. Suelen observarse al mirar un fondo simple tales como una pared o el cielo azul.

Nistagmo: movimientos anormales rítmicos (de un lado a otro) y continuos de los ojos.

Orbita: estructura ósea (de hueso) que rodea y protege al globo ocular.

Ptosis: caída del párpado superior debido a procesos que afectan a los músculos o su innervación.

Pupila: punto negro redondo en el centro de la parte coloreada del ojo (iris) la cual permite la entrada de luz al globo ocular.

Retina: delgada membrana que cubre la pared posterior del globo ocular y que contiene millones de células nerviosas visuales (fotorreceptores) que transmiten la imagen a través del nervio óptico al cerebro.

Retinopatía Diabética: complicación de la diabetes mellitus (enfermedad en que el cuerpo no utiliza ni almacena el azúcar en sangre de forma apropiada) que afecta la retina dañando los vasos sanguíneos que la irrigan.

Visión binocular: la habilidad de ambos ojos de enfocar simultáneamente una imagen la cual se transmite hacia el cerebro. El término también se refiere a “profundidad de percepción” o ver los objetos tridimensionalmente.

Visión central: se produce en la macula y consiste en la habilidad de percibir pequeños detalles (leer el periódico, ensartar una aguja, etc.) y los colores.

Visión periférica o lateral: la habilidad de percibir movimientos o bultos fuera de la línea directa de visión.

Vítreo: una sustancia transparente y gelatinosa contenida en el interior del globo ocular.